Actualidad dentro del mundo IT

  • Los IT managers tienen derecho a su particular bola de cristal

    Microsoft Operations Management Suite no es propiamente una bola de cristal, pero ayuda sin duda a predecir y anticiparnos a situaciones comprometidas. La complejidad de los entornos híbridos y multifabricante hace necesario disponer de herramientas de gestión cada vez más simples y sin embargo potentes, y el IoT nos va a añadir más leña al fuego.



    Los departamentos de IT de las medianas y grandes organizaciones siempre tienen sobre la mesa una serie de tareas de mantenimiento que podríamos clasificar en cuatro grandes grupos según el enfoque: preventivas, predictivas, proactivas y reactivas. Las tres primeras son las más cómodas, previsibles y calendarizadas. La última es las más embarazosa, sin duda alguna: surge un determinado problema y hay que resolverlo con mayor o menor diligencia, dependiendo de la criticidad de cada situación y también de los recursos de los que se disponga.

    Prevenir y predecir lo que va a suceder en un entorno de IT más o menos complejo no es tarea fácil, y mucho más cuando ya forman parte de él dos mundos diferentes: la infraestructura on-site y lo que tengamos organizado en la nube, en cualquiera de sus variantes. El escenario cada vez más frecuente es disponer de una nube empresarial híbrida, y aunque parezca un juego de palabras, es importante tener la máxima visibilidad sobre esa nube.

    Disponer de una foto conjunta de todo ello ya es un reto, agregando además en la receta el ingrediente que nunca suele faltar: “multifabricante”. Por un lado tenemos Microsoft Azure, un conjunto de servicios orientados al consumo de IT como servicio que cada vez va teniendo más empuje por muchas razones, pero es una tarta que se reparte con otros fabricantes/proveedores como puede ser los Amazon Web Services (AWS). Otra pareja llamada a entenderse es Windows y los múltiples sabores de Linux, como también lo son WMware con OpenStack,… Todos estos entornos, además de gestionarla, generan mucha información de registro que debe ser procesada, almacenada y analizada, independientemente de su volumen, formato (otra guerra más) y ubicación. Y se nos viene encima el Internet de las Cosas (IoT), que con sus millones de dispositivos conectados promete disparar el volumen de datos y hacer un pelín más compleja la gestión de todo el conjunto.

    Es preciso separar la paja del trigo, apartar lo irrelevante de lo verdaderamente importante y disponer de herramientas inteligentes que nos ayuden a establecer correlaciones e interpretar las situaciones, y nos permitan reaccionar y tomar decisiones bien fundamentadas. Hablamos de Inteligencia Operacional. Y de decisiones en tiempo real.

    Llegado el momento de mover ficha, desde ODM proponemos Microsoft Operations Management Suite (OMS). Y… ¿Qué nos aporta? No es fácil resumirlo, pero básicamente sencillez de gestión, desde una única consola y trabajando sobre un almacén único de datos (alimentado de todos los orígenes procedentes de varios sistemas) nos permite integrar nuevos servidores o sistemas de gestión preexistentes, y extender sus capacidades gracias a la potencia ilimitada de Azure.

    Con su analysis service nos permite interactuar tanto con los datos en tiempo real como con los históricos, ofreciendo además paquetes de soluciones ya preparados para guiarnos en la toma de decisiones apoyadas en las mejores prácticas recomendadas. Estos paquetes de soluciones provienen de la experiencia adquirida por Microsoft en la gestión de grandes centros de datos, así como de la comunidad técnica, y se aplican a multitud de situaciones: decisiones proactivas relacionadas con la configuración, la planeación de capacidades (con escenarios “what-if” y planificando necesidades de computación o almacenamiento), actualización continua del estado de los diferentes elementos de mi infraestructura, detección de brechas de seguridad, administración de cambios y auditoría.

    Todo ello desde un dashboard totalmente personalizable a mi medida, con los gráficos, avisos y alertas que más encajen con mi manera personal de gestionar las TI. Para todas estas tareas, desde ODM contamos con personal altamente cualificado que es capaz de implementar y adaptar a cada entorno estas potentes herramientas de gestión.

    Al final, lo que conseguimos es una reducción de costes de mantenimiento de nuestra infraestructura, y ahorrar recursos para dedicarlos a otras tareas que generen más valor al negocio.

    24/12/2015